¿Con qué tipo de productos usar cajas protectoras?

12/01/2018
¿Con qué tipo de productos usar cajas protectoras?

Dentro del mundo de las alarmas antihurto, las carcasas o cajas ocupan un lugar destacado. Es imposible no habernos cruzado con una en nuestras visitas al supermercado o al entrar en unos grandes almacenes. Sistemas que cobran aún más importancia en periodos de gran afluencia de público como es el de rebajas. Pero, ¿para qué tipo de productos está diseñado este sistema? Lógicamente, los primeros que se nos vienen a la mente son los de más valor como perfumes o discos de música. Pero hay más cuestiones que queremos abordar en las siguientes líneas.

A lascarcasas antihurto se las conoce también como safers (del inglés save=seguro), contenedores o cajas antirrobo. Básicamente, son cajas de policarbonato que protegen a los productos impidiendo su sustracción por los amantes de lo ajeno. Del mismo modo que pasa con las etiquetas antihurto de STC – Nedap Retail, las cajas llevan incorporada una ferrita que hace saltar el arco de seguridad en caso de hurto. Cada carcasa contiene la etiqueta de seguridad que permite ser detectada por el sistema anti-hurto instalado a la salida de la tienda. Este sistema está tan extendido desde hace tiempo, entre otras cosas, porque protege los productos a la par de permitir que los clientes los vean claramente.

Un gran abanico de tamaños y formas

Existen además soluciones anti-hurto integradas destinadas a su uso en bibliotecas y en los ya casi extintos video clubs. Estas se valen de unos equipos específicos para reactivar las etiquetas anti-hurto cada vez que los artículos prestados o alquilados son devueltos.

Estas cajas anti hurto están disponibles en un gran abanico de tamaños y formas. En el caso de los supermercados, las cajas antirrobo se utilizan por ejemplo para las cuchillas, las maquinillas de afeitar, las pilas, los pequeños electrodomésticos, los cartuchos de tinta o los productos de cosmética. Estos últimos, además de ser de pequeño tamaño, tienen un precio notablemente más elevado que otros productos que podemos encontrar en estos establecimientos. Por eso, su sustracción ocasiona pérdidas mayores a los supermercados. No hay que olvidar que, según el Global Retail Theft Barometer, España es el tercer país de la Unión Europea y el sexto de la OCDE donde más pérdidas ocasionan los robos. El volumen de pérdidas, sumado a lo que los comercios invierten en sistemas de seguridad, supone un 2,21% de sus ingresos brutos,unos 5.000 millones de euros. Son datos que recoge el último barómetro publicado, el correspondiente al periodo 2014-2015.

 

Artículos relacionados